'Macarras interseculares. Una historia de Madrid a través de sus mitos callejeros', Iñaki Domínguez (Melusina, 2020)

Protagonista de la calle y de la noche, el macarra pertenece a la “aristocracia” descastada de chorizos y traficantes, chulos y busconas, drogotas, músicos y artistas, bohemios y noctívagos…; un personaje central del lumpen que está en franca retirada de plazas y antros urbanos, según escribe Iñaki Domínguez en Macarras interseculares (editorial Melusina). La obra es una crónica de casi 450 páginas que da voz a un puñado de míticos personajes callejeros del Madrid que va de los años 60 del siglo pasado hasta entrado el siglo XXI.

El macarra es un personaje muy madrileño, una especie en sí mismo, dice el autor. La misma literatura ofrece muchos precedentes, como es el chulo asiduo de sainetes y zarzuelas, o incluso en el siglo XVIII, ya Ramón de la Cruz los retrató en su insigne obrita Manolo. Iñaki Domínguez no se ha ido tan lejo en este ensayo. Ha entrevistado a una setentena de “macarras” madrileños ya desempleados o jubilados, y cuyos testimonios reproduce a veces bajo seudónimo, otras a cara descubierta como la de Juanma el Francés, Dum Dum Pacheco, Domi o el Francés…. Algunos fueron personajes muy conocidos de la calle, líderes de bandas urbanas, que dan cuenta tanto del mundo de la delincuencia madrileña que vivieron como de la fiesta y el ocio de una juventud que fue ocupando la ciudad, del centro al extrarradio, conforme esta crecía demográfica y urbanísticamente.

En este sentido, explica el autor, la intención del libro no es solo revelar las andanzas de estos personajes, ya de por sí tan atractivas como el argumento de una novela noir, sino “que he querido acercarme a ellos como si fuese uno de los hermanos Grimm. Estos, a través de sus célebres cuentos, quisieron capturar el espíritu que se expresa en el folclore y en la sabiduría popular, para que a través de sus mitos quedara registrado por escrito el espíritu de la nación y sus producciones. Algo así he querido hacer yo con estas narraciones urbanas, integrando las experiencias de los macarras en el ecosistema de la capital”.

Los personajes de esta etnografía del macarreo comparten tres variables: son personajes urbanos, con una clara identificación con el territorio o barrio que habitan y en muchas ocasiones con los institutos de los que proceden; son básicamente masculinos, se mueven en un ambiente de violencia, las más de las veces límite entre la delincuencia y la ley; y son jóvenes, y por ello más irresponsables y amorales y capaces de cualquier cosa, porque como dice uno de los entrevistados “con los años te vuelves manso”.

Capítulo a capítulo, Domínguez va recorriendo cada barrio, que suele estar controlado por una o varias bandas y así va tejiendo una geografía del lumpen madrileño -se incluye un mapa de la ciudad con las zonas que cada banda controla- que comienza en los años 60 con la mítica calle Costa Fleming. Esta corre desde el Santiago Bernabeu hasta Plaza Castilla y fue nervio de la prostitución del momento gracias a la llegada de los americanos a la base de Torrejón. Los marines oficiales se instalaron en el gran edificio Corea, mientras los soldados rasos vivían en el barrio de la Concepción, al otro lado de la M-30, que también tuvo sus antros. Las noches en esta época también incluían las ventas de flamenco en la carretera de Barcelona. A la clientela americana de las boîtes y mesones de Costas Fleming se sumó la española, entregándose a beber, follar y jugar a las cartas, principales divertimentos pues las drogas todavía no habían hecho su entrada triunfal. Aquí los macarras eran proxenetas y dueños de locales cuya supervivencia consistía en mantener contentos a comisarios y polis ya fuera a base de información o de que probaran el producto que trabajaban.

Otro de los barrios más populares de la ciudad es Lavapiés, que en los años 70 todavía mantenía un aire de vecindad con sus corralas donde todo el mundo se conocía y controlaba al que no era del barrio. En el tardofranquismo la policía estaba más preocupada por los subversivos y los activistas políticos que por la delincuencia, aunque ya operaban en la zona pandas de chavales macarras que se pegaban a pedradas y chorizos de bancos y joyerías. Pero hacia los 80, la droga hizo su presencia y Lavapiés, al igual que otros barrios de la ciudad como Callao, Malasaña o Vallecas, era uno de los típicos sitios de «pillar» hachís y también heroína. En lo 90 se asentaron los primeros “moros” y luego llegarían los chinos, abriendo tiendas. Hoy es una de las zonas más invadidas por la inmigración y donde la población original escasea.

Los locales actúan como polo de atracción en torno al cual se mueven las bandas y, además, muchas de ellas se encargan de la seguridad. Por La Conti de Cuatro Caminos (la estación de autobuses de la calle Alenza) se movía la pandilla del Callejón, banda formada por punkis, hijos de militares, camellos, adictos y expertos en artes marciales, entre los que destacó uno de los más violentos y descontrolados, el Punkito. En Vicálvaro estaba la sala Barrabás, habitual de heavies y donde solía actuar Leño. La banda más peligrosa a finales de los 70 era la del Carpio, del Parque Móvil (zona de viviendas construida para acoger a los conductores de los coches oficiales de los ministerios) que movía por Aurrerá. Y la más célebre la de los Ojitos Negros (de Delicias) integrada por el célebre boxeador Dum Dum Pacheco que se ocupó de la protección del cantante Camilo Sesto. En los 80 el rocker más famoso de la Movida, Juanma el Terrible, iba a Rock-Ola, así como el primer skin, Juanote y su banda Tercera Guerra Mundial; ambas tribus podían convivir entre ellas, pero no así con los mods. Precisamente, una reyerta entre mods y rockers acabó con el asesinato del rocker mulato Demetrio Lefler, lo que motivó el cierre de la célebre discoteca.

En los años 80 la gente comenzó a consumir caballo sin hacerse una idea del alto precio que pagaría por ello y de los terribles efectos sociales que acarrearía; además, pronto hizo acto de presencia el sida. También entraron otras drogas, como la cocaína, los tripis, las dexedrinas… Domi, un heavy de la primera vanguardia, nacido en Lavapiés y conectado a la delincuencia con una novelesca vida, cuenta que él tuvo pánico a la heroína “desde el minuto uno, viendo los efectos que tenía sobre mi hermano”, que falleció.

En esta década, la de la Movida, surgen míticos antros, como el Drugstore de Fuencarral, que abría las 24 horas y que fue uno de los lugares más violentos de la ciudad. Entonces el consumo de droga se extendía a muchas capas de la sociedad, no solo a gente marginal: abogados, políticos, artistas… (hay que recordar al alcalde Tierno Galván animando a la juventud a “colocarse”). Por lo que nada de extraño tiene que en los afters que proliferan, como el célebre Warhol de la calle Luchana, que abría a la seis de la mañana cuando cerraban todos los demás, “la gente se metía las rayas encima de las mesas”, en palabras de Domi.

Malasaña es otro barrio fundamental en la noche madrileña. Hoy pasa por ser una zona hípster, pero entonces era una de las más deterioradas y broncas. A finales de los 70 tenía tabernas y pubs que congregaban a una progresía (Sabina, Javier Krahe… en el Malasaña), pero poco a poco los traficantes se fueron imponiendo. Tras la revolución islámica, muchos iraníes se instalaron en el barrio pasando a controlar el tráfico mayorista de heroína y expulsando a los moros, lo que desencadenó reyertas y peleas. Se instalaron narcopisos. Por su parte, calles como Colón estaban controladas por los “negros” (africanos).

Domínguez recoge el testimonio del fotógrafo Alberto García-Alix, que por entonces regentó El Mala Fama, un popular garito en la zona, tanto como La Vía Láctea o el Pentagrama. Él recuerda que ya en los 90 lo peor eran los periodos de pánico, cuando no había heroína en Madrid: “Entonces se echaban todos los yonquis a la calle… y la Gran Vía se llenaba de adictos necesitados. Yo lo llamaba la Senda de los Elefantes”. El barrio estaba controlado por los rockers, con el King Kreole como cuartel de operaciones, que no congeniaban nada con los heavies y los mods. La película Quadrophenia (1979) era un modelo de conducta para estos. Había tres bandas de rockers: la de los Franceses, los Breakers y los Blue Cap. En los 90 aparecieron los skin-heads, aunque Juanote se anticipó.

El libro recorre muchas más tribus y geografías madrileñas, viaja a los siniestros poblados de la droga controlados por los gitanos, descubre la llegada del hip hop y el rap de la mano de los americanos de Torrejón, pero quizá uno de los capítulos más sorprendentes, como señala Domínguez, sea el referido a los pijos malos de la Panda del Moco, “porque siempre creí que un pijo que se ha criado entre algodones se asustaría de la violencia del mundo callejero, y sin embargo, existen múltiples ejemplos de pijos chungos que se relacionan con todo tipo de delincuentes siendo ellos mismos criminales”. Y así nos descubre a una banda comandada por el Francés, que se mueve por el Paseo de la Habana, famosa por su golpes.

Cuando le pregunto al autor cuál de todos los capítulos le parece el más siniestro, me señala el referido a la plaza de Olavide, en uno de los barrios que hoy más se cotizan en la capital. En los años 80 y 90 amparó a algunos de los traficantes más peligrosos y violentos, donde confluían bandas nazis, con volqueros y abogados corruptos. Un ambiente propio de una serie de narcos en el centro de la ciudad.

[Fuente: Liz Perales para elcultural.com -Enlace original-]

'Porque ya no queda tiempo', Rafael Cervera (Jekyll & Jill, 2020)

Hoy ve la luz el nuevo libro de Rafa Cervera, 'Porque ya no queda tiempo', publicado por Jekyll & Jill. En el vídeo de presentación, realizado por Álvaro Leivas, concluye categóricamente "Redacto esto mientras estoy vivo, para que lo leas ahora que he muerto".

'Porque ya no queda tiempo' no es una biografía, tampoco unas memorias. Es una novela sobre su propio autor, un álbum de fotos que cuentan diferentes historias que a su vez van construyendo la narración principal. Porque ya no queda tiempo es, parafraseando a Truman Capote, una novela de no ficción, y también, parafraseando a su autor, lo que ocurre cuando la literatura absorbe la realidad.

Rafa Cervera (Valencia, 1963) es periodista y escritor. Desde 1982 hasta la actualidad ha publicado para cabeceras como Fotogramas, Vogue, Rolling Stone o Diario 16. También ha colaborado en programas de radio y televisión en Canal 9, Radio 3 y TVE. Actualmente escribe en varias secciones de El País y en publicaciones como Ruta 66, Primera Línea, GQ, Cuadernos Efe Eme, Jot Down y Valencia Plaza. Es autor de varios libros sobre música, entre los que destacan 'Alaska y otras historias de la movida' (Plaza & Janés, 2002) y 'Estricnina' (Efe Eme, 2014). Su última entrega fue la novela 'Lejos de todo' (Jekyll & Jill, 2017).

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

'Todo era posible. Revistas underground y de contracultura en España: 1968-1983', Manuel Moreno y Abel Cuevas (Libros Walden, 2020)

Libros Walden publica 'Todo era posible: Revistas underground y de contracultura en España: 1968-1983', un libro sobre las publicaciones que contaron en presente la historia de una época agitada, vibrante y que dio forma a la cultura popular de nuestro país.

En 1968, el idealismo del movimiento hippie y de las revueltas de mayo en París dio pie a un espíritu de revolución juvenil en todo el mundo que en España coincidió con el relativo aperturismo del final del régimen franquista. En 1983, la Movida madrileña era fagocitada por las instituciones y empresas, acabando con su autenticidad. Entre ambas fechas se vivió uno de los periodos culturales más ricos de nuestro país en áreas como la música, el cine o el cómic, provocado en gran medida por el espíritu del underground y la contracultura. Este espíritu tiene su mayor reflejo en revistas como Star, Ajoblanco, Ozono, Disco Expres, El Viejo Topo, Bicicleta, Alfalfa, Vindicación Feminista, El Víbora, Dezine, La Luna de Madrid y muchas más, revistas que leían cientos de miles de jóvenes españoles y que constituían su educación cultural y vital. Revistas de alma libre, idealismo sin límites, heterogeneidad en contenidos e innovación en la forma. Revistas de Barcelona, Madrid, Valencia o Euskadi. Revistas de rock, psicodelia, punk, fotografía, cine, prensa marginal, comix del Rrollo. Revistas que no solo reflejaban unos gustos culturales, sino también un sentir, una manera de pensar, un estilo de vida, un idealismo que pensaba que crear un nuevo mundo, una nueva sociedad o, al menos, vivir a tu manera, era posible.

En las más de 250 páginas de este libro, Manuel Moreno y Abel Cuevas nos muestran las revistas más destacadas de aquel periodo, intentando dar a conocer uno de los aspectos más desconocidos de la tan explorada y explotada Transición, cuya efervescencia cultural no surgió de la nada, sino que tiene unas raíces y un contexto que quedan aquí más claras que nunca.

El libro se ve ampliado con una playlist de Spotify creada por sus autores en la que se repasan los grupos y artistas que poblaban las páginas de las revistas protagonistas de "Todo era posible".

[Fuente: libroswalden.com]

'La movida madrileña y otras movidas', Jesús Ordovás (Guardarramistas, 2020)

Se cumplen cuarenta años de La Movida madrileña y si hay algo que se celebre continuamente son los años 80: con festivales, programas de radio y de televisión, libros, exposiciones, revivals discotequeros, lanzamientos discográficos y giras de artistas y grupos que parecían muertos y resucitan para sorpresa de las nuevas generaciones.

Alaska y Almodóvar, que se dieron a conocer en 1980 con 'Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón', son más populares que entonces y acumulan premios y reconocimientos internacionales. 'Sexo, drogas y rock& roll' era el lema de La Movida, como decía una canción que cantaba el británico Ian Dury, y que en Madrid se hizo realidad en los bares, en los festivales y en las calles.

Jesús Ordovás, sociólogo, periodista y director de programas musicales en Radio Nacional y Televisión Española, entrevistaba a todos aquellos artistas en el Diario Pop de Radio 3, daba a conocer sus canciones y organizaba fiestas multitudinarias que retransmitía a toda España. Aquellas movidas competían en los telediarios con las intentonas de Tejero y la ultraderecha de cargarse la democracia, con los asesinatos de ETA y los robos en tiendas, bancos y furgones. De todo ello escribe Ordovás en este libro. De Almodóvar y del Dioni, de Alaska y del Fary, de Radio Futura, de Gil y Gil y de Los Chunguitos, de lo que todo el mundo conoce como La Movida y de otras movidas políticas, sociales, económicas y culturales que hicieron de los años 80 una década prodigiosa, divertida, convulsa e irrepetible, especialmente en Madrid.

[Fuente: guardarramistas.com]

'Germán Coppini. Colecciono moscas', Antonio Martín Albalate (Editorial Milenio, 2020)

Coppini no ha muerto. Coppini vive en estas páginas. Reposa en el cálido abrazo de quienes le han querido, de quienes se han sentido conmovidos por su cancionero pop y por una personalidad que siempre estuvo presente en la escena musical pese a que el éxito —ese caprichoso y endiablado ente— no siempre le acompañara como merecía. Nos quedan, como mochila creativa inmensa, sus aventuras a bordo de Siniestro Total o Golpes Bajos y esa sorprendente etapa en solitario, por desgracia, truncada prematuramente. También, esa poesía libre y su talante inconformista, en medio del naufragio de un tiempo de cenizas. Memoria eterna a Germán Coppini, ignoto coleccionista de moscas.

Antonio Marín Albalate (Cartagena, 1955) ha coordinado artefactos literarios en homenaje a poetas y cantautores como José Agustín Goytisolo, José Hierro, Joan Manuel Serrat, Pablo Guerrero, Patxi Andión, Aute… Estudioso de la obra de Leopoldo María Panero, con Huerga & Fierro, editó 'Sobre la tumba del poema'. 'Antología esencial' (2011), 'Narciso en el acorde último de las flautas' (2012) y 'Last River Together' (2014). Parte de su obra se halla recogida en el disco 'En boca ajena' (2014) así como en el libro 'Infierno y nadie'. 'Antología poética esencial. 1978-2014' (2015). Junto a Luis García Gil es coautor del libro 'Patxi Andión' (2017). Ha colaborado como letrista en algunos discos. Recientemente publicó 'Ramoncín, el corazón de la ciudad' (2018), 'Contra el aplauso de un puñado de idiotas' (2019), 'Bienvenidos al infierno' (2019) y 'Serrat, fe de vida' (2019).

[Fuente: edmilenio.com]

'Deseo carnal. Alaska y Dinarama, mil campanas', Marcos Gendre (Efe Eme, 2020)

'Deseo carnal. Alaska y Dinarama, mil campanas', es el título con el que Efe Eme inicia los lanzamientos editoriales en 2020. Escrito por Marcos Gendre, este libro relata, como si fuera un documental sobre papel, la gestación de 'Deseo carnal', el gran disco de Alaska y Dinarama (de 1984) que es un tesoro de músicas entre alta y baja cultura, al tiempo que evoca las luces y sombras de una generación a la que, en tiempos de crucifixión interesada, tocaba evaluar por el valor de sus actos.

1984 fue el año de 'Deseo carnal', pura provocación de Alaska y Dinarama, un álbum donde conviven boleros con híbridos de Bowie y Baudelaire, mientras el Sonido Filadelfia abriga golpes de genio inspirados en los Clash.

Nunca la imaginación del tándem formado por Carlos Berlanga y Nacho Canut llegó tan lejos. Por el camino, 'Un hombre de verdad' y 'Ni tú ni nadie' cumplieron una función social tan relevante como las películas de Almodóvar. La Movida fue mucho más que una oda a la frivolidad. Este disco no solo lo certificó, sino que fue uno de los imprescindibles de los años ochenta.

A lo largo de una veintena de entrevistas, este libro, como un documental sobre papel, con "voz en off" del autor, recorre la infancia, adolescencia y madurez de músicos, DJs, periodistas e íntimos del grupo, para los que 'Deseo carnal' fue una iluminación en sus vidas. En sus testimonios podemos atestiguar la atracción de unas canciones que documentan el estado de gracia de Alaska y Dinarama.

[Fuente: efeeme.com]

'Bunbury. El mundo sobre el trapecio', Juanjo Ordás (Efe Eme, 2020)

Entre 1999 y 2005, Bunbury perfiló y definió su carrera solista. Lo hizo por medio de tres discos que ya son historia básica del rock español: Pequeño, Flamingos y El viaje a ninguna a parte. Obras valientes, arriesgadas y distintas entre ellas, pero unidas por el cuidado en la composición e interpretación, por la búsqueda del sonido diferenciador y único, libre de ataduras. Asumiendo que, desde el rock, podía aproximarse a cuanto género musical necesitara para levantar sus canciones. Para que la experiencia llegara a buen puerto, necesitaba una banda que se pusiera a su lado, comprendiera sus intenciones y le acompañara tanto en estudio como en directo. Así creó El Huracán Ambulante, una formación versátil que logró sacar sus ideas adelante y que permanecerá por siempre en el recuerdo de quienes la vieron descargando en directo.

Durante ese periodo, Bunbury, además de consolidarse en España, comenzó a forjar su leyenda en América, recorriendo el continente prácticamente desde abajo y en constante ascensión: de los garitos a los grandes escenarios. Fueron esos unos años —y unos discos— intensos que son celebrados y analizados en Bunbury. El mundo sobre el trapecio, con el testimonio de primera mano de Enrique Bunbury, los integrantes del Huracán Ambulante y los colaboradores esenciales en la trastienda profesional del músico. Un libro que se adentra en las luces y las sombras de ese tiempo en que Bunbury dejó definitivamente su pasado atrás y fue definitivamente él mismo.

[Fuente: Efe Eme]

'Las cosas por su nombre', Albert Gil (66 Rpm, 2020)

Activista mod desde los diecisiete años, Albert Gil lidera la banda Brighton 64. Ahora decide exponer con claridad su visión del movimiento, con todas sus consecuencias.

Encuadrado en la colección "Shake some action", 66 rpm Ediciones publicará, nada más iniciarse el año 2020, el libro 'Las cosas por su nombre', una sincera autobiografía, una certera recopilación de recuerdos y reflexiones de alguien que alcanzó el éxito, que ha dirigido compañías discográficas, que ha sido promotor y agitador cultural. Desde el profundo conocimiento, narra en primera persona las reglas básicas del movimiento mod... y critica sin ambages a quien vive anclado en el pasado con actitud reaccionaria.

En su contraportada leemos:

Tienes en las manos un libro extraño, un monstruo hecho a retales, una compilación de documentos inconexos que el autor ha escrito o guardado a lo largo de cuatro décadas, la mayoría relacionados con su labor creativa como músico y escritor. Pero además, tienes una visión personal, parcial y absolutamente subjetiva del Movimiento Mod en este país desde sus inicios. Entontrarás fotos, carteles, artículos, canciones, diarios, reflexiones, correos electrónicos, extractos de libros y entrevistas que el autor pone en contexto mediante sus comentarios.

No es un manual mod, ni preetende dar lecciones, ni sentar cátedra sobre el movimiento. Tan sólo es una historia de un chaval que un día cogió una guitarra para romper su bloqueo con los demás; la de un adolescente que formó un grupo al que llamó Brihton 64 y persiguió su sueño hasta las últimas consecuencias. El resultado es un (auto)retrato partidista y sincero de un músico comprometido con toda una forma de vida. 'Las cosas por su nombre' también es un puzzle al que le faltan piezas. Tal vez tu tengas alguna con el que completarlo.

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

'Espejo de la memoria', Guillermo Pérez Villalta (Mecánica Lunar, 2020)

Una crónica en primera persona, descarnada y sin tapujos sobre los secretos y entresijos del mundo del arte. Un recorrido por los años 70, La Movida y el cambio de siglo desde la perspectiva de uno de sus protagonistas. Un canto a la belleza como gran valor del arte y una reflexión lúcida y certera sobre las vanguardias, el pop, y la vida cotidiana.

Guillermo Pérez Villalta tuvo y tiene un papel fundamental en la modernidad. Sentó las bases plásticas que marcarían la estética de los 80 y su influencia llega hasta hoy. Aunque su mayor obra es la pintura, él se siente más un artífice, un artista multidisciplinar de la arquitectura, la orfebrería, la ilustración, el diseño gráfico, el de muebles y telas, el grabado y la escultura.

Ahora escribe una de las pocas autobiografías que existen de un artista español de su relevancia. Es Premio Nacional de Artes Plásticas, Medalla de Oro de las Bellas Artes y Premio de Artes Plásticas de Andalucía. Ha hecho multitud de exposiciones por todo el mundo y tiene su obra en la mayoría de las mejores colecciones y museos, entre ellos el Guggenheim de Nueva York, el Reina Sofía en Madrid y el Marugame Hirari de Japón.

[Fuente: Contraportada del libro]

'Siete Pulgadas. Vol. 1. Los singles y maxis del punk ibérico 1978-1986', Roberto Ortega (Zona Cero, 2019)

Zona Cero Ediciones presenta Siete Pulgadas, “Los singles y maxis del punk ibérico 1978-1986”, una colección de tres libros donde se analizan los singles, maxisingles y mini elepés editados en el punk ibérico desde el 78 hasta el año 86 inclusive. Un desglose de todos los trabajos realizados dentro de esas fechas, los primeros del punk estatal.

Los tres libros y las fechas que comprenden son los siguientes:

'Sonidos a 45 rpm 1978-1982'
'El año dorado 1983'
'La era del maxisingle 1984-1986'

Este volumen abarca los primeros años del punk ibérico, cuatro exactamente. Entre sus páginas podemos encontrar los trabajos de La Banda Trapera del Río, Kaka de Luxe, Mortimer, Basura, Almen TNT, Los Nikis, Alaska y los Pegamoides, Sinestro Total, Parálisis Permanente, Espasmódicos, La UVI, Último Resorte, Decibelios, TNT, Garaje, Gabinete Caligari, Ilegales, Escorbuto Crónico, Polanski y el Ardor… y así hasta un total de treinta trabajos. Biografías de los grupos, detalles de la grabación, el single maxi o EP, ficha técnica, ediciones del sencillo y mucho más es lo que encontrarás tras sus doscientas cuarenta y seis páginas. Todo ello intercalado con curiosidades como un listado de sellos independientes, trabajos no editados o recopilatorios de la época interesantes. Un trabajo concienzudo donde se desgranan aquellas primeras grabaciones del punk ibérico.

[Fuente: demonsshop.com]

'La Movida Madrileña', Alberto Cimadevila (Editorial Tébar Flores, 2019)

A punto de celebrarse el 40 aniversario de la conocida como “Movida” madrileña, Editorial Tébar Flores recopila decenas de imágenes inéditas de los principales artistas de la época. Su autor, Eduardo Cimadevila, inmortalizó entre finales de los 70 y principios de los 80 las actuaciones en directo de los principales grupos del momento: Kaka de Luxe, Aviador Dro, Glutamato Ye-yé, Siniestro Total, Burning, Loquillo y los Trogloditas, Radio Futura, Los Secretos, Gabinete Caligari, Seres Vacíos, Tapones Visente, Danza Invisible...

Un valioso fondo fotográfico que documenta buena parte de la Movida madrileña. Historia viva de la música española que se recupera con motivo de esta efeméride, en un cuidado libro que se acompaña de entrevistas exclusivas realizadas para la ocasión por Ana Aparicio, especialista en este movimiento músico-social que convulsionó los estándares de la época. Con la distancia y perspectiva que dan los años, los entrevistados repasan sus vivencias de aquella años dorados y analizan el peso e influencia que su participación tuvo en la sociedad y la música españolas, compartiendo multitud de anécdotas y confidencias.

En total, unos 50 artistas están presentes, de una u otra forma, en esta obra que supone, además, un exhaustivo trabajo de documentación, al aparecer convenientemente identificados todos sus protagonistas tanto por nombre artístico (algo muy frecuente en aquellos años) como por su nombre de pila.

A lo largo de sus páginas el lector podrá encontrar cientos de fotografías de diferentes artistas, en algunos casos acompañadas de sus respectivas entrevistas; también instantáneas que reflejan las diferentes tribus urbanas con las que se identificaba la juventud de la época y otros detalles que completan este retrato de la Movida.

Contenido:

- Paracelso
- Caballo Jazzta
- Miguel Ríos
- Burning
- Radio Futura
- Siniestro Total
- Loquillo y los Trogloditas
- Danza Invisible
- Ilegales
- Kaka de Luxe
- Alaska y Dinarama
- Gabinete Caligari
- Derribos Arias
- Glutamato Ye-yé
- Sindicato Malone
- Los Coyotes
- PVP
- O.X. Pow
- La Uvi
- La Broma de Ssatán
- Tapones Visente
- Seres Vacíos
- Veneno
- Aviador Dro
- Golpes Bajos
- La Mode
- Los Elegantes
- Los Secretos
- Ciudad Jardín
- Otros músicos
- Tribus urbanas: punks, mods, heavys, rockers...

[Fuente: elargonauta.com]

'Treinta años mal contados de blues en Antequera', Antonio Navarro (Cambayá, 2019)

Cambiando la mesa de mezclas por el teclado del ordenador, pero sin perder el tesón y savoir-faire que lo caracterizan, Navi (Antonio Navarro) presenta una historia oficial del Festival de Blues de Antequera donde la documentación histórica se combina con reflexiones, vivencias y buenas dosis de humor para conformar un relato, más bien oficioso, sin el cual no podría entenderse el sentido y el valor de uno de los eventos culturales más emblemáticos de las noches de verano en Antequera. El generoso contenido visual y sonoro, escogido con esmero, sumerge al lector-espectador en instantes únicos e irrepetibles.

Los 'Treinta años mal contados de blues en Antequera' permiten recrear con realismo e imaginación las aventuras musicales de dos ingeniosos amigos que, cual caballeros andantes, recorren su camino en busca de un sueño. Cuarenta años después de que surgiera el germen, en plena Transición, ahí siguen, haciendo realidad la utopía.

Este relato tan bien contado del blues en Antequera pasa a ser una pieza testimonial clave del legado musical español. Cualquier generación que se acerque a leer, contemplar y oír sus páginas comprobará la gran importancia de la contracultura en el patrimonio de un pueblo.

Estuvieron en el AntequeraBlues Festival Cambayá:

Caledonia Blues Band / Tonky Blues Band / Ragtime /Charly y Los Entresuelos / Algeciras Blues Express /La Blues Band de Granada / Los Bluesfalos /Lito Blues Band / Karterpillar / Los Perkins / Manolo Arcos & Little "Boy" Kike / Shine / Jack " Smiling " Smith / Lito, Bela & Sonia / Short Fuse / Blues de Garrafa /Joaquin Sánches & Pecos Peck / Screamin Mimis / Yolanda Eyama / New Orleans Jump Band / Fulton´s Point / La Banda de La María / Richard Ray Farrell / Victor Aneiros & The Blues Note / Hook Herrera Band / El Combo de la Casilla / La Dama Eléctrica / Ñaco Goñi y Los Buscavidas / Anomia Blues Band / The Blues Blaster / Southern Cats / Michael Lindner Cuarteto / Malcon Scarpa & Ñaco Goñi / Dan Electro & The Silverstone / Cañones y Mantequilla / Grahan Foster / Andabluses / Edu "Bighands" & Whiskey Tren / Felix Slim & All Freedom / Los Bisontes / Tres Hombres / Harmonica Blues Session (Ñaco - Mingo - Danny) / Jonah Smith /Velma Power / Sonora Big Band / The Beerbellys / Mingo & The Blues Intruders / Ian Parker / The Charmers / Black Cats / Suzette Moncrief & The Blend / Juan Arias & Manolo Arcos / Kike Litlle "Boy" & Juan Martinez / Delgado Cañas y Marquez Trio / Pepa Niebla & Jota Machuca / Alex Guitar / Blues Fever / Rosebub Blues Sauce / Red House / Phil Guy/ Esther Weekes & The Puretones / Amar Sundy / Big Joe Turner & The Memphis Caravan / Antonio Toledo & Maria Navidad / Manglis Compás Machine / Andrés Olaegui / Manuel Imán / Javier Paxariño / Gualberto Smash / Felix Slim / La Cambayá Blues Reunión ( Raimundo Amador-Lolo Ortega-Charly Cepeda-Mingo Balager- Suzette Moncrief) / Jose Luis Pardo Blues Band / Gaby Jogeix / Ana Cisneros / Sergio Monroy Quinteto / Jerry Gonzalez / Sharrie Willians /Dvra Davis / Nora Jean Bruso / Deborah J. Carter / Los Reyes del K.O. / Alan Bike / Funkdación & La Banda de Brallan / Jay Kaye Band / Connie Lush /Sherman Robertson / C.J. Chernier / The Brithis Blues Band / Solft Machine / Kilema / Apolo Bass / Collin Still Blues Band / Wafir / Hermanas Sister / 3000 Hombres / Txus Blues & José Bluesfingers / Gypsy Swin Band / Tonky Orininal Band / Climax Blues Band / Gail Muldrow / Otis Grand / Antonio Serrano & Federico Lechner / Jorge Pardo - Tino Di Geraldo - Carles Benabent / Qu. Jazz Susana Raya / Earl Thomas with Paddy Milver & The Big Sounds /Maggie Bell & The British Blues Quintet / Vasti Jackson Band / Sydney Ellys / Pepe Delgado Blues band / Ronnie Baker Brooks / Memo Gonzalez / Mike Sánchez / Paul Lamb & The Kingsnakess / Greg Slap/ La Cambayá Blues Reunión - ( Lito-Suzette Moncrief-Phill Wilkinson-Xulian Freire-Lolo Ortega-Ñaco Goñi-Joaco) / The Blend / West Weston & The Bluesonics / Kike Jambalaya / Coco & Toto / Poyatos Blues Band / Mingo Balaguer & Luis Coloma / Gregg Wright / Kat & Co. / Lou Marini & Red House / Esther Weekes / / James Hunter / Michael Burks / The Blusmen / Allfredom & Tom Lardner / The Moocher Trio / Lolo Ortega Trio / Dry Martina / Aaron Keylock /Susan Santos / Ñaco Goñi & Xulian Freire / La cambayá Blues Reunión ( Suzette Moncrief-Lito-Carlos Moreno-Aaron Keylock-José Venzál) /Mike Vernon y Los García / Jammi´n Dosse / Carlos Moreno B.B. /Lorenzo Sanchez / Victor "Elmore" Sanchez/ Mike Vernon y Los Garcia / Q.&The Moonstones/Susan Santos/Dynamic/ Mama Paula / Vicky Luna y Quique Bonal / Hermanas Sister/ Fernando Beiztegui / Blues Stompers / Kat&Co / Victor Puertas & Mellow Tones / Gatos Bizcos / De la Venta Swing / Merche Corisco y Chano Robles / Mike Vernon & The Mihgty Combo (ES) / Big Mama Montse B.B. / Txerra Mr. Groovy & The Blue Heads/Merche Corisco Band/ Kid Carlos Band Brass/ Austin Slack/A.Bello Band/

[Fuentre: cambaya.com]

'La materia de mis edades (De Argelia a Rock-Ola)', Luís Ramón García del Pomar (Ocho y Medio, 2019)

Según las propias palabras de su autor en una entrevista a La Voz de Galicia, así es este libro del Luís Ramón García del Pomar:

"Este libro es toda una “confesión” de la apasionante y arriesgada vida de Jorge González, conocido propietario del templo de la “Movida Madrileña”, el mítico Rock-Ola. Nacido en una chabola de un suburbio en Argel, hijo de una familia muy humilde, se hace a sí mismo en condiciones muy difíciles y termina formando parte del núcleo de las familias pudientes de la colonia francesa. Por duros avatares del destino, llega a ser uno de los líderes del grupo terrorista francés OAS, dejándonos un relato verídico muy interesante, desde sus tripas, sobre todo el proceso de la lucha e independencia de Argelia y, ya en su condición de fugitivo, sus posteriores peripecias, la más intensa de incógnito en París, hasta desembocar en su huida a la España de finales de los sesenta, donde comienza su nueva trayectoria.

A partir de ahí nos encontramos con todo un relato del mundo de la noche y el ocio en nuestro país, durante casi dos décadas, donde sus proyectos como empresario resultan en muchos casos pioneros y exitosos, desde restaurantes a salas, bares y discotecas, acompañados de todo el glamour de ricos, famosos, gentes del espectáculo y de la cultura, que desfilan en estas páginas de manera sugestiva, de acuerdo a las tendencias y movimientos de cada periodo, principalmente en Madrid, sin olvidar a Ibiza y la Costa del Sol. En paralelo, sus dificultades con su matrimonio y toda una serie de amoríos, tanto con estrellas de esas épocas como con otras mujeres que le ayudarán en momentos complicados, asoman de manera descarnada. De igual modo el mundillo de las mafias y cuerpos policiales, aparecen también de manera inevitable, de forma recurrente en la problemática de su vida.

Su descripción de aspectos interesantes de la “Movida Madrileña”, en torno a la catedral del Rock-Ola, son de imprescindible lectura para disponer de una mayor información de lo que realmente fue y supuso aquellos ochenta, de la mirada que tuvo en esos momentos Madrid en el mundo debidas a una explosión de colorido, vitalidad y libertad, por la cantidad en definitiva de acciones y personas embarcadas en la música y en todas las actividades creativas culturales “rompedoras”.

Sin embargo en medio de todo eso, Jorge González se vería envuelto en los trasuntos asociados a la lucha contra ETA por su antigua experiencia con la OAS y finalmente, producto de serios enredos, tras el “forzoso” cierre del Rock-Ola, terminará saliendo de España, momento en que concluye esta genuina biografía.

Resulta por tanto un fascinante recorrido de fenómenos sociales, poderes políticos y económicos, intrigas, fugas, pasiones amorosas, crímenes, modas, ocio, famosos, mafias… que componen todo un reflejo histórico de varias décadas de Argelia, Francia, Alemania y España, conmigo como testigo y partícipe excepcional de muchos de sus acontecimientos, expuesto todo bajo mi fluida y fidedigna narración."

Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez.

'Enrique Urquijo. Adiós tristeza. Edición especial conmemorativa', Miguel Ángel Bargueño (Cúpula, 2019)

Al menos dos generaciones de aficionados a la música en España llevan las canciones de Enrique Urquijo prendidas en el alma. Cosidas a conciencia, con hilo de cobre, pues veinte años después del fallecimiento del inolvidable músico siguen formando parte de sus vidas. Cautivó con una voz torturada, melodías infecciosas y letras de trago amargo, tan exacerbadamente honestas que el oyente reconocía en ellas sus propios momentos de flaqueza. Creador infatigable, lideró dos grupos (Los Secretos, gran institución del pop-rock español, y en sus últimos años, paralelamente, Los Problemas), y abarcó un buen número de estilos musicales, del power pop al country-rock, de las rancheras al folk, por citar solo algunos. Pero no todo fueron luces en su carrera; extremadamente sensible y frágil, transitó el lado oscuro. Su muerte en noviembre de 1999 (con 39 años) lo elevó a mito.

Publicada originalmente en 2005, Enrique Urquijo. Adiós tristeza ha sido unánimemente aclamada con la más ambiciosa biografía escrita en nuestro país sobre un músico de rock. A través de los testimonios de un centenar de entrevistados (músicos como Joaquín Sabina, Quique González o Jackson Browne; sus padres y hermanos, amigos, profesores, novias, ejecutivos discográficos, representantes, médicos), Miguel Ángel Bargueño traza un completísimo retrato de Enrique —y, a la postre, de una época—, convirtiendo su novelesca historia en un vertiginoso relato que no esconde los momentos difíciles pero tampoco los antepone al minucioso análisis de su obra.

Coincidiendo con el vigésimo aniversario de la muerte de Enrique Urquijo, el autor ha revisado y ampliado el libro con nuevas entrevistas a Fito Cabrales (Fito & Fitipaldis), Eva Amaral, Luz Casal, Mikel Erentxun, Carlos Goñi (Revólver), Pau Donés (Jarabe de Palo) y Anni B. Sweet.

[Fuente: planetadelibros.com]

'La furia y los colores', El Gran Wyoming (Planeta, 2019)

'La furia y los colores' es un retrato generacional no exento de alertas políticas que va a sorprender a muchos. Editado por Planeta, es la última aportación literaria de El Gran Wyoming.

«Mi vida ha sido pintoresca, desde luego, pero yo no me veo contándola como un relato lineal. Para mí lo importante no es lo que yo he ido viviendo, sino que lo verdaderamente interesante es meter esa vida en el contexto de lo que pasaba alrededor.» El joven José Miguel ya ha terminado la universidad y empieza su etapa como médico en prácticas. España vivía en una dictadura; ir a la universidad franquista era toda una aventura. Hijo de una familia numerosa de clase media, tenía prisa por salir y vivir lo que en este país de tonos grises estaba vedado. El extranjero, como metáfora de libertad, y la farándula, como alternativa de una existencia en tecnicolor, se convierten en opciones al alcance de su mano. A través de ellas, Wyoming descubrirá otro camino que cambiará su destino para siempre.

El resultado es un libro de Wyoming memorialístico, pero con un gran componente reivindicativo y mitinero, como ya tuvo en su obra 'No estamos locos', gran éxito en librerías. En sus páginas hay un interesante retrato de la Transición, de las contradicciones entre la España heredera de la reciente dictadura y la que despertaba a la modernidad de los 80. Las drogas, el sexo, la música… se mezclan con la política y la lucha por encontrar un lugar profesional propio. Una breve historia de la España de la Transición contada desde los personajes cotidianos. Un libro peculiar que mezcla vida, crónica y política.

José Miguel Monzón (1955), madrileño del barrio de la Prosperidad, hijo de funcionario y farmacéutica, licenciado en Medicina, es un personaje polifacético a su pesar, ya que le fueron despidiendo de todos los oficios con los que intentaba buscarse la vida. Actualmente es presentador de uno de los espacios de humor e información que más impacto están teniendo en la audiencia televisiva, "El intermedio" (La Sexta), y sus artículos pueden leerse en el diario digital Infolibre. A lo largo de toda su carrera ha recibido innumerables premios, entre otros el Premio Ondas por su trabajo en El intermedio y varias veces el premio de la Academia de la Televisión al mejor presentador.

[Fuente: Contraportada del libro]

'Gracias por estar aquí. Historias de la movida alicantina', José María Esteban (Instituto de Cultura Gil-Albert, 2019)

Años 80. Cárcel de Fontcalent. Actuación del grupo de heavy-metal Acero. Su cantante, Alfonso Peña, sube al escenario y saluda a su público con un "Buenas tardes, gracias por estar aquí" y los presos lo celebran a carcajadas. La anécdota, que recorrió España de boca a oreja entre risotadas en camerinos y discográficas, da título al libro que el periodista musical José María Esteban (Melilla, 1952) acaba de publicar de la mano del Instituto de Cultura Gil-Albert y Aguas de Alicante: 'Gracias por estar aquí. Historia de la movida alicantina'. El inspector Pectol está de vuelta.

Prologado por Manolo García, con el que Esteban trabajó los primeros años de carrera del cantante, se presentará el día 17 en Clan Cabaret, un acto que se prevé masivo ante la expectación creada en el ambiente musical alicantino desde que se supo que Esteban, que fue crítico musical de Información, estaba escribiendo de nuevo. Y reescribiendo, porque el autor poco ducho en tecnologías, llegó a extraviar hasta dos libros completos acabados. "Perdí muchos originales y cuando volvía a escribirlos siempre me contaban cosas nuevas", relata entre risas. Así que un día decidió poner punto final a un relato que parecía infinito y se le aparecieron unos editores que tenían muy claro que ese material había que publicarlo y ya.

Esteban niega el carácter enciclopédico de su obra, pero es tal la cantidad de información, nombres de músicos, grupos, fechas y testimonios que aporta que resulta difícil evitar ese calificativo. Nadie ha acometido hasta ahora la ingente tarea de escribir una crónica, periodística por momentos, memorialística en otros, y siempre amena, de casi 30 años de la escena musical de la ciudad de Alicante.

El grueso de la obra (215 páginas en tamaño A4 con cenetanres de imágenes de casi un centenar de fotográfos) se centra en la segunda mitad de los años 70, las décadas de los 80 y 90, y llega con algunos apuntes al presente siglo, incluso hasta hace menos de un año cuando el personaje y la historia lo requiere. Arranca con un pionero de los "grupos modernos", Gaspar Campillo (Henry Le Diable), que dio el salto a Madrid -en los 80 regresó y abrió el mítico Chez Gaspar's- y recorre todos los géneros y tendencias que tuvieron su expresión en la terreta: el rock duro, el progresivo, el garaje, el punk y el after punk, el rockabilly, el pop, el jazz, el blues, el flamenco, el country. el tecno, las cantantes solistas... a través de capítulos temáticos, magníficamente titulados -los 36 solo contienen dos acertadas palabras- y casi todos ellos conectados por músicos que saltan de uno a otro como Alfonso Peña, una especie de hilo conductor del relato. Esteban dedica mucho espacio a músicos de altura, imprescindibles, que dejaron huella en numerosos proyectos como Guillermo Rodríguez Soler "Willy", Yerba, Bojías, Tommy López, Héctor Vulpe, José Luís Escolano "Peluso" o José Rodríguez Lillo "Gepetto", aborda con profusión las carreras de grupos que triunfaron, rozaron el éxito o fueron fundamentales en su momento, como Mediterráneo, Costablanca, Acero, Bluenáticos, Pili Perkins, Café Grecó, Morticia y Los Decrépitos, Guaraná, pero bandas que no llegaron a grabar o duraron un suspiro también tienen su sitio en este "quién es quién" de lo que se llamó la movida alicantina. El libro contiene capítulos de cuentan hechos que hoy nos parecerían ficción, como el comprometido papel que desempeñó un grupo de magnificos locutores y periodistas de radio, pues en aquellas épocas las emisoras locales tenían programación propia de música y apoyaban a las bandas de Alicante, o la profusión de locales para conciertos.

Contiene historias de perdedores, de ilusiones, de camaradería, de respeto y amistad entre músicos afiliados a tendencias supuestamente opuesetas, sinceros tributos a los que ya no están; momentos históricos como cuando Mediterráneo convocó a 40.000 personas en la playa del Postiguet, el homanaje a Willy en Benidorm o cuando el colegio Maristas de la Avenida de la Estación acogió un festival punk para escándalo de muchos, y siempre regado con anécdotas, decenas, muchas vividas en persona por el autor, otras relatadas por terceros, y que también funciona como crónica cultural de una época. "Como me decía Enrique Morente, las artes no pueden disociar", afirma este veterano periodista que admite ser un superviviente -"lo tengo clarísimo"- y que cuando se le pide un resumen de la movida alicantina responde con seis palabras: "Nivel técnico increible y mucha mala suerte".

[Fuente: Rogelio Fenoll para Diario Información]

'Conversaciones con Gonzalo García Pelayo. Nostalgia de futuro', Luís Lapuente (Efe Eme, 2019)

Luis Lapuente conversa con Gonzalo García Pelayo para repasar su extraordinaria experiencia vital: estuvo en la prehistoria del rock andaluz, fue periodista en radio y televisión, fundó la discográfica Gong, produjo a Triana (y a decenas de grupos y solistas), trabajó en la industria musical, se dedicó al juego y nunca ha abandonado la dirección cinematográfica. Toda una leyenda de la música y la cultura españolas.

La increíble historia de Gonzalo García Pelayo empieza hacia el final de los años sesenta en un pequeño pub de Sevilla (Dom Gonzalo), donde un puñado de músicos ansiosos por fusionar el rock con la idiosincrasia andaluza se mezclan con los jóvenes políticos del nuevo PSOE llamados a protagonizar la transición a la democracia. Por allí pasan Felipe González y Gualberto, Alfonso Guerra y el malogrado Julio Matito, Amparo Rubiales y Henrik Michael. Allí se gestan las primeras, legendarias, grabaciones de Smash y allí arranca la carrera pública (artística, empresarial, lúdica y cuantos adjetivos quiera uno adjudicarle) de Gonzalo García Pelayo, el auténtico factótum del sello Gong, una de las iniciativas editoriales más insólitas, ambiciosas y fértiles de la historia del pop español.

Antes de su aventura como productor discográfico (artífice de los primeros discos de Triana y figura esencial del rock andaluz), Gonzalo había creado y dirigido la primera emisora musical (Radio Popular FM) con personalidad y criterio de nuestra historia, y después consolidó su carrera como director de cine y su reputación como jugador profesional.

Muchas vidas en una sola, tan fértil como fascinante, que el propio García Pelayo ha rememorado, desde su niñez hasta ahora, a lo largo de muchas horas de conversaciones con Luis Lapuente plasmadas en este libro. Muchas vidas, en fin, que se resumen en una idea central que ha vertebrado todos sus actos: nunca mirar hacia el pasado, nostalgia solo del futuro.

Luis Lapuente (Madrid, 1957) es médico y periodista musical. Ha colaborado en las revistas Boogie, Ruta 66, Factory, Soul Nation, Efe Eme, Zona de Obras y Guía de las Otras Músicas, y escribe regularmente en Rockdelux, El Mundo-La Luna de Metrópoli, Enlace Funk y Cuadernos Efe Eme. Ha trabajado en Radio 1 (El archivo de Luis Lapuente, en el programa Buenos días, y El compás de 2x4 en El Navegador, de 2004 a 2007) y mantiene sendos programas en Radio 5 (Píntalo de negro: el soul y sus historias) y en Radio 3 (Sonideros, desde 2008). Fue productor y compilador (con José A. Castillo y Asier Bergaretxe) de la serie de antologías de jazz y funk Afrodisia, editadas por Nuevos Medios en cuatro volúmenes. Es autor de tres enciclopedias sobre la música soul: Historia-Guía del Soul (Guía de la Música, 1995), Los grandes del Soul (Altaya, 1996), El mapa del Soul (Efe Eme, 2005). Ha escrito también una biografía de Jerry Lee Lewis (Júcar, 1992) y otra de Elvis Costello (Efe Eme, 2006). Sus anteriores libros son El muelle de la bahía. Una historia del soul (Efe Eme, 2015) e Historia de la música disco (Efe Eme, 2017).

[Fuente: efeeme.com]

'Aviador Dro. Anarquía científica', Patricia Godes (La Felguera, 2019)

Bajo el título 'Aviador Dro. Anarquía científica. La fascinante revolución tecno del Aviador Dro', La Felguera edita este libro dentro de la colección "Memorias del subsuelo" bajo la batuta de la periodista y escritora Patricia Godes.

El texto promocional acerca de la banda de Servando Carballar es de lo más evidente:

"¡El Gran Libro Mutante de los legendarios Aviador Dro! Especial 40 aniversario ¡Únete a la Revolución Dinámica! Decenas de grandes artistas, periodistas, escritores músicos y dibujantes de cómics escriben sobre el fascinante universo de la banda que «acuñó el término “tecno pop” para demoler la civilización occidental tal y como la conocíamos echando mano de nuestra herramienta favorita: ¡sintetizadores, cajas de ritmos y secuenciadores KORG!» (Julián Hernández). Siguiendo a Devo, The Residents o Kraftwerk, crearon temas que se convirtieron en himnos y odas a un futuro donde las máquinas colaborarían con los humanos o se sucederían encuentros con cíborgs y androides. A veces, entre alguna gran polémica, como la del clásico «Nuclear sí». Fueron un fenómeno insólito en nuestro país, mezclando el futurismo con la tecnoviolencia libertaria. La Historia Secreta del pop ¿Aviador Dro? ¡Sí, por supuesto!"

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

'Ciudad Sabina. Guía básica para Sabineros', Justo Zamarro (Europa Ediciones, 2019)

Esta es una guía básica para los seguidores de Joaquín Sabina o "Sabineros". El lector se sumergirá en un inigualable y excitante viaje de exploración por 'Ciudad Sabina', metáfora del inagotable universo creativo de Joaquín Sabina. Por vez primera se publica un libro de análisis exhaustivo de las letras que componen el cancionero completo de Joaquín Sabina. El éxito de Joaquín Sabina proviene, en parte, del hecho de que su público ve reflejada en sus canciones la biografía de todos.

En un registro de muy grata lectura, en 'Ciudad Sabina', Justo Zamarro (autor de la tesis doctoral 'Estética literaria en la obra de Joaquín Sabina: Simbología de la desesperación en el cancionero') rastrea y disecciona con rigor las obsesiones creativas de Sabina en busca de las piezas y los engranajes internos que componen el tejido emocional y temático dominante en sus canciones. Además de intentar esclarecer a través de qué símbolos e imágenes comunica los estados de ánimo y cómo los articula en función de sus objetivos estéticos, se pretende conocer desde qué perspectiva aborda Joaquín Sabina su oficio de autor, qué temas lo ocupan y cómo los elabora; todo ello en un intento de arrojar luz a los tesoros ocultos que no se aprecian a primera vista.

El resultado es un profundo estudio en el que se ofrece un plan de viaje por 'Ciudad Sabina' a través de rutas temáticas, por las que el lector amante de la obra de Sabina conocerá, gracias a originales planteamientos, sus canciones favoritas desde una nueva óptica, y donde el lector interesado por las buenas canciones gozará de una aproximación sin igual a la complejidad interna de la obra de Joaquín Sabina, gran autor en España y América.

[Fuente: Europa Ediciones]

'En tu fiesta me colé', Javier Adrados y Eva Gúimil (Random Cómics, 2019)

Nos colamos en la fiesta de Mecano -una fiesta que duró más de 40 años- para conocer los secretos de algunas de sus canciones más míticas y que han marcado a todo un país.

Mecano es el grupo español más emblemático de los 80, pero los hermanos Cano y Ana Torroja lograron mucho más: marcar una época y una estética, ser un grupo de referencia y, tras casi 30 años de su disolución, ser reconocidos en todo el mundo y seguir sonando y colarnos en cualquier fiesta que se precie. A través de un recorrido por los orígenes del grupo, de las canciones y sus letras, las anécdotas más divertidas, la movida madrileña, los mejores momentos de una España que supo pasarlo bien, y como la irrupción del sida arrasó con una generación y supuso el final de una larga fiesta.

 [Fuente: Contraportada del libro]