'Gracias por estar aquí. Historias de la movida alicantina', José María Esteban (Instituto de Cultura Gil-Albert, 2019)

Años 80. Cárcel de Fontcalent. Actuación del grupo de heavy-metal Acero. Su cantante, Alfonso Peña, sube al escenario y saluda a su público con un "Buenas tardes, gracias por estar aquí" y los presos lo celebran a carcajadas. La anécdota, que recorrió España de boca a oreja entre risotadas en camerinos y discográficas, da título al libro que el periodista musical José María Esteban (Melilla, 1952) acaba de publicar de la mano del Instituto de Cultura Gil-Albert y Aguas de Alicante: 'Gracias por estar aquí. Historia de la movida alicantina'. El inspector Pectol está de vuelta.

Prologado por Manolo García, con el que Esteban trabajó los primeros años de carrera del cantante, se presentará el día 17 en Clan Cabaret, un acto que se prevé masivo ante la expectación creada en el ambiente musical alicantino desde que se supo que Esteban, que fue crítico musical de Información, estaba escribiendo de nuevo. Y reescribiendo, porque el autor poco ducho en tecnologías, llegó a extraviar hasta dos libros completos acabados. "Perdí muchos originales y cuando volvía a escribirlos siempre me contaban cosas nuevas", relata entre risas. Así que un día decidió poner punto final a un relato que parecía infinito y se le aparecieron unos editores que tenían muy claro que ese material había que publicarlo y ya.

Esteban niega el carácter enciclopédico de su obra, pero es tal la cantidad de información, nombres de músicos, grupos, fechas y testimonios que aporta que resulta difícil evitar ese calificativo. Nadie ha acometido hasta ahora la ingente tarea de escribir una crónica, periodística por momentos, memorialística en otros, y siempre amena, de casi 30 años de la escena musical de la ciudad de Alicante.

El grueso de la obra (215 páginas en tamaño A4 con cenetanres de imágenes de casi un centenar de fotográfos) se centra en la segunda mitad de los años 70, las décadas de los 80 y 90, y llega con algunos apuntes al presente siglo, incluso hasta hace menos de un año cuando el personaje y la historia lo requiere. Arranca con un pionero de los "grupos modernos", Gaspar Campillo (Henry Le Diable), que dio el salto a Madrid -en los 80 regresó y abrió el mítico Chez Gaspar's- y recorre todos los géneros y tendencias que tuvieron su expresión en la terreta: el rock duro, el progresivo, el garaje, el punk y el after punk, el rockabilly, el pop, el jazz, el blues, el flamenco, el country. el tecno, las cantantes solistas... a través de capítulos temáticos, magníficamente titulados -los 36 solo contienen dos acertadas palabras- y casi todos ellos conectados por músicos que saltan de uno a otro como Alfonso Peña, una especie de hilo conductor del relato. Esteban dedica mucho espacio a músicos de altura, imprescindibles, que dejaron huella en numerosos proyectos como Guillermo Rodríguez Soler "Willy", Yerba, Bojías, Tommy López, Héctor Vulpe, José Luís Escolano "Peluso" o José Rodríguez Lillo "Gepetto", aborda con profusión las carreras de grupos que triunfaron, rozaron el éxito o fueron fundamentales en su momento, como Mediterráneo, Costablanca, Acero, Bluenáticos, Pili Perkins, Café Grecó, Morticia y Los Decrépitos, Guaraná, pero bandas que no llegaron a grabar o duraron un suspiro también tienen su sitio en este "quién es quién" de lo que se llamó la movida alicantina. El libro contiene capítulos de cuentan hechos que hoy nos parecerían ficción, como el comprometido papel que desempeñó un grupo de magnificos locutores y periodistas de radio, pues en aquellas épocas las emisoras locales tenían programación propia de música y apoyaban a las bandas de Alicante, o la profusión de locales para conciertos.

Contiene historias de perdedores, de ilusiones, de camaradería, de respeto y amistad entre músicos afiliados a tendencias supuestamente opuesetas, sinceros tributos a los que ya no están; momentos históricos como cuando Mediterráneo convocó a 40.000 personas en la playa del Postiguet, el homanaje a Willy en Benidorm o cuando el colegio Maristas de la Avenida de la Estación acogió un festival punk para escándalo de muchos, y siempre regado con anécdotas, decenas, muchas vividas en persona por el autor, otras relatadas por terceros, y que también funciona como crónica cultural de una época. "Como me decía Enrique Morente, las artes no pueden disociar", afirma este veterano periodista que admite ser un superviviente -"lo tengo clarísimo"- y que cuando se le pide un resumen de la movida alicantina responde con seis palabras: "Nivel técnico increible y mucha mala suerte".

[Fuente: Rogelio Fenoll para Diario Información]

'Conversaciones con Gonzalo García Pelayo. Nostalgia de futuro', Luís Lapuente (Efe Eme, 2019)

Luis Lapuente conversa con Gonzalo García Pelayo para repasar su extraordinaria experiencia vital: estuvo en la prehistoria del rock andaluz, fue periodista en radio y televisión, fundó la discográfica Gong, produjo a Triana (y a decenas de grupos y solistas), trabajó en la industria musical, se dedicó al juego y nunca ha abandonado la dirección cinematográfica. Toda una leyenda de la música y la cultura españolas.

La increíble historia de Gonzalo García Pelayo empieza hacia el final de los años sesenta en un pequeño pub de Sevilla (Dom Gonzalo), donde un puñado de músicos ansiosos por fusionar el rock con la idiosincrasia andaluza se mezclan con los jóvenes políticos del nuevo PSOE llamados a protagonizar la transición a la democracia. Por allí pasan Felipe González y Gualberto, Alfonso Guerra y el malogrado Julio Matito, Amparo Rubiales y Henrik Michael. Allí se gestan las primeras, legendarias, grabaciones de Smash y allí arranca la carrera pública (artística, empresarial, lúdica y cuantos adjetivos quiera uno adjudicarle) de Gonzalo García Pelayo, el auténtico factótum del sello Gong, una de las iniciativas editoriales más insólitas, ambiciosas y fértiles de la historia del pop español.

Antes de su aventura como productor discográfico (artífice de los primeros discos de Triana y figura esencial del rock andaluz), Gonzalo había creado y dirigido la primera emisora musical (Radio Popular FM) con personalidad y criterio de nuestra historia, y después consolidó su carrera como director de cine y su reputación como jugador profesional.

Muchas vidas en una sola, tan fértil como fascinante, que el propio García Pelayo ha rememorado, desde su niñez hasta ahora, a lo largo de muchas horas de conversaciones con Luis Lapuente plasmadas en este libro. Muchas vidas, en fin, que se resumen en una idea central que ha vertebrado todos sus actos: nunca mirar hacia el pasado, nostalgia solo del futuro.

Luis Lapuente (Madrid, 1957) es médico y periodista musical. Ha colaborado en las revistas Boogie, Ruta 66, Factory, Soul Nation, Efe Eme, Zona de Obras y Guía de las Otras Músicas, y escribe regularmente en Rockdelux, El Mundo-La Luna de Metrópoli, Enlace Funk y Cuadernos Efe Eme. Ha trabajado en Radio 1 (El archivo de Luis Lapuente, en el programa Buenos días, y El compás de 2x4 en El Navegador, de 2004 a 2007) y mantiene sendos programas en Radio 5 (Píntalo de negro: el soul y sus historias) y en Radio 3 (Sonideros, desde 2008). Fue productor y compilador (con José A. Castillo y Asier Bergaretxe) de la serie de antologías de jazz y funk Afrodisia, editadas por Nuevos Medios en cuatro volúmenes. Es autor de tres enciclopedias sobre la música soul: Historia-Guía del Soul (Guía de la Música, 1995), Los grandes del Soul (Altaya, 1996), El mapa del Soul (Efe Eme, 2005). Ha escrito también una biografía de Jerry Lee Lewis (Júcar, 1992) y otra de Elvis Costello (Efe Eme, 2006). Sus anteriores libros son El muelle de la bahía. Una historia del soul (Efe Eme, 2015) e Historia de la música disco (Efe Eme, 2017).

[Fuente: efeeme.com]

'Aviador Dro. Anarquía científica', Patricia Godes (La Felguera, 2019)

Bajo el título 'Aviador Dro. Anarquía científica. La fascinante revolución tecno del Aviador Dro', La Felguera edita este libro dentro de la colección "Memorias del subsuelo" bajo la batuta de la periodista y escritora Patricia Godes.

El texto promocional acerca de la banda de Servando Carballar es de lo más evidente:

"¡El Gran Libro Mutante de los legendarios Aviador Dro! Especial 40 aniversario ¡Únete a la Revolución Dinámica! Decenas de grandes artistas, periodistas, escritores músicos y dibujantes de cómics escriben sobre el fascinante universo de la banda que «acuñó el término “tecno pop” para demoler la civilización occidental tal y como la conocíamos echando mano de nuestra herramienta favorita: ¡sintetizadores, cajas de ritmos y secuenciadores KORG!» (Julián Hernández). Siguiendo a Devo, The Residents o Kraftwerk, crearon temas que se convirtieron en himnos y odas a un futuro donde las máquinas colaborarían con los humanos o se sucederían encuentros con cíborgs y androides. A veces, entre alguna gran polémica, como la del clásico «Nuclear sí». Fueron un fenómeno insólito en nuestro país, mezclando el futurismo con la tecnoviolencia libertaria. La Historia Secreta del pop ¿Aviador Dro? ¡Sí, por supuesto!"

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

'Negro oscuro. Onda siniestra y afterpunk en España', Pablo Martínez Vaquero (Milenio, 2019)

La subcultura gótica arrancó silenciosa en 1980 pero no comenzó a arraigar aquí hasta 1982 bajo el término periodístico de onda siniestra. Desde Madrid, Alaska y Los Pegamoides fueron pioneros en dar a conocer los iconos ingleses del género. Aunque el texto abarca desde el año 1981 hasta 1985, también da cabida a bandas y hechos posteriores cuando el fenómeno empezaba tímidamente a denominarse gótico. Trece capítulos, trece, dedicados a rescatar la historia de decenas de grupos musicales estatales que encontraron su sonido en la pesadumbre, lóbregos jardines, cementerios y las tinieblas de ultratumba, complementados con imágenes impagables de Miguel Trillo, Francesc Fàbregas, Alberto Morante o Xavier Mercadé, entre otros, que lo captaron todo certeramente.

Así comienza:

A principios de los años ochenta del siglo xx, en España se empezó a hablar de música siniestra para definir los sonidos, tensos y angustiantes, de diversos conjuntos que aparecieron en varias ciudades del país. En su mayoría eran de Madrid, influidos por bandas inglesas, más o menos coetáneas, que en su nación habían sido etiquetadas como góticas...

Su contenido está dividido en capítulos dedicados a grupos en concreto (Alaska y Los Pegamoides, Parálisis Permanente, Gabinete Caligari, Derribos Arias, Los Seres Vacíos, Décima Víctima, La Fundación, Los Monaguillosh, Alphaville, Claustrofobia y Desechables) y el último, 'Más entes infaustos y otras oscuridades', que aglutina un poco de todo con respecto a otras formaciones del género.

El ovetense Pablo Martínez Vaquero ha sido redactor y presentador de los Servicios Informativos de TVE en Asturias, el Canal 24 Horas y el Canal Internacional del ente público estatal. Con anterioridad, trabajó en Radio 1 y Radio Exterior de España (RNE), Radio Asturias (Cadena SER), Radio Vetusta y Oviedo Televisión. También pasó por las redacciones de rotativos regionales como La Voz de Asturias, La Nueva España y El Progreso, además de colaborar en varias revistas culturales y musicales. Asimismo, ejerció como docente en la Escuela de Radio del Ayuntamiento de Oviedo y en la emisora municipal Onda 29 del Ayuntamiento de Siero (Asturias). En su adolescencia, en los primeros ochenta, redactó y diseñó fanzines nuevaoleros, se inició en radio amateur e hizo y deshizo varios grupos de música pop. Al mismo tiempo, dibujó y publicó cómics, realizó murales pop para diversos locales tras haberse iniciado en el teatro independiente. Este es su tercer libro publicado.

[Fuente: Editorial Milenio]

'Mujeres Punk: Las pioneras de nuestra escena', Maritxu Alonso y Helen Sotillo (Uterzine, 2019)

Libro dedicado a la historia de las pioneras del punk nacional, un proyecto de Maritxu Alonso y Helen Sotillo denominado Uterzine. Están los nombres más representativos del punk femenino como Ana Curra, Tere Desechable, María Morticia, Alma Coca o Silvia Resorte, entre las quince escogidas.

La historia underground permanece aún invisibilizada y se pretende poner remedio con un libro muy especial: quince mujeres de las bandas punk pioneras del país son las protagonistas de este proyecto con el que se pretende disfrutar, reflexionar e impulsar un nuevo relevo generacional feminista. Compuesto por prólogo, ilustraciones y biografías, el libro es una invitación colectiva para que reconstruir, hacer visible y darle color a una escena que desde sus comienzos fue diversa. Constará de una tirada limitada con más de treinta páginas de contenido donde se podrá colorear a los personajes de la obra así como leer sus recorridos vitales.

La nómina completa de esta pioneras es esta: Lourdes Olangua Besga (OK Corral), Tere González (Desechables), Ángela Saura (OX POW), Pilar Bueno (IV Reich), Marieli Arróniz (Cikatriz en la matriz), Plum (La Xeta Pasote), Ana Curra (Parálisis Permanente), María García Verdú (Morticia y los Decrépitos), Coral Alonso (Aerolíneas Federales), Elena Oramas (Chute de Esperma), Gema Cotallo (Cruela de Vil), Alma Gómez (Cocadictos), Silvia Escario (Último Resorte), Mamen Rodrigo (Vulpes) y Yoli (Liposo+ pa tu jeto).

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

'En el Infierno también escuchan Rock', Miguel Alférez Canos (Letrame, 2019)

Miguel Alférez, mítico batería del grupo punk-Oi! Decibelios, ha publicado este libro autobiográfico a través de Letrame Grupo Editorial y con prólogo a cargo de Morfi Grei (La Banda Trapera del Río).

Miguel Alférez nació el 29 de octubre de 1952 en el barrio barcelonés del Carmelo. De muy joven, con apenas siete años, y debido la inestabilidad laboral de sus padres, se traslada a Villeparisis (Francia). Fueron unos años complicados, el idioma así como la nacionalidad española convirtieron aquellos años en un camino sembrado de dificultades.

De regreso a su ciudad natal en el año 1969, hace sus primeros pinitos con la música trabajando de disc jockey en varias discotecas de Barcelona. Junto a su hermano Manolo, crean su primera banda de Rock llamada Satanás en 1974. En 1980 nace el grupo Decibelios con el que estaría diez años y grabaría cinco discos. En 2002 funda el grupo Rivolta con el que editaría un disco. Posteriormente deja la batería para ponerse a cantar en el grupo Subtrabelios. En 2014 se vuelve a reunir Decibelios para realizar una gira tras veinticuatro años separados, hasta el año siguiente, momento el que decide poner fin a su periplo musical.

Ahora nos cuenta toda su vida con todo lujo de detalles y como muy bien dice: 'En el Infierno también escuchan Rock'.

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

'Movimiento de resistencia. Años 80 en Eukal Herria: Radios libres, fanzines y okupaciones', Jakue Pascual (Editorial Txalaparta, 2015)

Huelgas, conflictos obreros, agitación, guerra sucia, crisis, represión, paro, desilusión, heroína y bombas. La de los ochenta es una década llena de emociones, de cruda realidad y de sueños. Entre pelotazos, controles, botes de humo y porrazos, el no future desesperanzador y la utopía movilizadora, se abre paso en Euskal Herria una nueva generación, un potente y heterogéneo movimiento de resistencia compuesto por jóvenes de distintas adscripciones ideológicas. Abertzales, antimilitaristas, libertarios, ecologistas, feministas… se unirán en torno a una tupida red de medios contrainformativos y gaztetxes; rularán de concierto en concierto y de mani en mani.

Este segundo volumen de 'Movimiento de resistencia' es uno de los análisis más exhaustivos y extensos publicados hasta la fecha en torno al fenómeno comunicativo que supusieron las radios libres y los fanzines en los años ochenta en el país, aportando información inédita y recopilando otra de proyectos que se fueron quedando por el camino. Además, a partir de entrevistas con los protagonistas y partiendo de su propia experiencia militante, Jakue Pascual nos ofrece un recorrido por los gaztetxes, reviviendo una época de la que, como muestra este trabajo, aún queda mucho por contar.

[Fuente: Contraportada del libro]

'Chanel, cocaína y Dom Pérignon', José María Sanz (Ediciones B, 2019)

El libro que culmina la saga autobiográfica iniciada con El chico de la bomba; el relato de la vuelta de Loquillo a Barcelona, tras su exitoso paso por el Madrid de los ochenta. El final de la inocencia y la entrada en el negocio musical y sus contradicciones son algunos de los temas de este libro, vistos desde la mirada más personal del autor.

«Me gustan las chicas que por condición
necesitan tiempo y dedicación,
elegantes y bonitas, con liguero de Dior,
Chanel nº5, cocaína y Dom Pérignon.»

José María Sanz

[Fuente: Contraportada del libro]

'Debut. Cuadernos y canciones', Christina Rosenvinge (Literatura Random House, 2019)

Una canción nos evoca la época en que la descubrimos. Al que la ha escrito, le devuelve al momento preciso en que la creó. Christina Rosenvinge recoge en este libro veinticinco años de canciones y recorre los lugares, los relatos y las reflexiones que subyacen a sus letras. Sus textos retratan la intimidad de esos días tranquilos entre gira y gira en los que aparentemente no pasa nada y en realidad está pasando todo. Son también testimonios de una carrera que ha cruzado décadas, fronteras y estilos con una lucidez insobornable. Cierra el volumen «La palabra exacta», un ensayo sobre los secretos de hilvanar palabra y melodía en el verso cantado.

'Debut. Cuadernos y canciones' lo edita Literatura Random House.

[Fuente: Contraportada del libro]

'Jorge Martínez. Conversaciones ilegales', Carlos H. Vázquez (Efe Eme, 2019)

Este libro es un mano a mano entre Jorge Martínez, el líder de los legendarios Ilegales, y el periodista Carlos H. Vázquez.

Siempre con su guitarra a cuestas y al frente de Ilegales desde hace más de cuarenta años, Jorge Martínez ha sobrevivido a sí mismo, dejando en el camino un buen puñado de discos que ya son parte de la historia mayor del rock español.

Jorge Martínez, conversaciones Ilegales es fruto de diversas charlas sin restricciones volcadas al papel. En sus páginas se repasan todos los aspectos de la vida y obra del músico asturiano: desde sus primeros recuerdos hasta su afición por el buceo, pasando por toda la discografía de Ilegales y otros episodios menos conocidos: ¿Qué sucedió en los camerinos de Rock-Ola? ¿Cuál es la historia del famoso stick de hockey al que dedicó una canción? ¿De verdad sonaban tan poco Ilegales en las radiofórmulas? ¿Con quién grabó Si la muerte me mira de frente me pongo de lao antes que con Ilegales? ¿Es tan fiero Jorge Ilegal como lo pintan o es un aristócrata? Todas estas cuestiones y muchas otras encuentran respuesta en la voz del propio Jorge Martínez, un tipo con el que se puede conversar siempre y cuando haya cerveza e infinidad de horas por delante.

Bien sabe el diablo que aquí hay tanta tinta como droga, sexo, sangre y rock and roll.

[Fuente: efeeme.com]

'Nuestros 80's', Juan Morales Gallo (Los 80 Pasan Factura, 2019)

El final de la Dictadura en España significó, entre otras muchas cosas, una avalancha de entrada de nuevas tendencias, formas de expresión, músicas y movimientos sociales y culturales provenientes de Reino Unido y Estados Unidos que se extendieron por todo el país, incluyendo las islas Canarias. En Tenerife, este surgimiento se reflejó como un espejo en las calles de Santa Cruz y La Laguna; no se recuerda otra década con tanta diversidad de subculturas undergrounds ni de espacios para albergarlas, darlas a conocer y promover sus procesos creativos.

​Las historias aquí relatadas son una amalgama de realidad y ficción protagonizadas por los, por aquel entonces, adolescentes que vivieron de forma tan intensa aquella época de cambios y de efervescencia lúdica y cultural, siendo, eso sí, rigurosos en lo concerniente a hechos históricos, situaciones económicas y sociales, escenarios públicos, garitos, tiendas, bandas, conciertos, jerga callejera y demás factores que influenciaron y condicionaron sus emergentes vidas.

El autor es Juan Morales Gallo "El Cuarto Gato", que es como firma este libro.

[Fuente: los80pasanfactura.com]

'Que dura es la vida del artista', Evaristo Páramos (Desacorde, 2019)

El cantante de punk, actualmente en Gatillazo, publicó el pasado mes de diciembre su anecdotario 'Qué dura es la vida del artista'.

La obra de Evaristo Páramos se compone de memorias y recuerdos de un personaje clave en el panorama musical de las últimas décadas. En esta ocasión el libro trata de su etapa con La Polla Records, grupo que formó parte integral del Rock Radical Vasco y que incendió los escenarios españoles desde los 80 hasta 2003. El fin de La Polla no supuso el adiós de Evaristo, artista muy difícil de hacer callar, que actualmente ejerce como cantante de Gatillazo.

'Qué dura es la vida del artista' recorre un anecdotario plagado de humor, excesos y vivencias inverosímiles del gallego. Unas memorias castigadas que vivieron todo tipo de situaciones, con cerca de 300 páginas, 95 capítulos, extras y fotografías del archivo personal de Evaristo.

[Fuente: mondosonoro.com]

'Sin miedo a ensuciarse. Memorias del hardcore en Asturias, 198X-201X', Miguel Asturias (Norte Sur Records, 2019)

Sin miedo a ensuciarse es un libro escrito por Miguel Asturias, antiguo componente de la mítica banda Intolerance, que recoge la memoria de casi treinta años en la escena hardcore asturiana, contada en forma cronológica por aquellas personas que la hicieron posible. Los comentarios de miembros de Posession, Escuela de Odio, Intolerance, Asesinato del Poder, Mercyles, The Awake, Zyklon y tantos otros, cosen un relato que abraza tres décadas en las que se mezcló trabajo, ilusión, esfuerzo e ingenuidad, y que ahora se recogen en más de 500 páginas, construidas con los fanzines, maquetas, discos, conciertos, colectivos y tantas pequeñas cosas que al final, resultaron ser tan grandes como la vida.

Un libro en resumen, escrito entre todos y para todos, que no pretende que nadie aprenda sino que nadie olvide. El libro se acompaña de un CD con la versión íntegra del primer álbum de Intolerance.

[Fuente: Contraportada libro]

'Interterror', Héctor Hugo Navarro (Per(r)ucho, 2019)

La historia del punk de primera ola en València –la que se inicia poco después de la muerte de Franco y llega hasta mediados de los ochenta- es breve pero trepidante; llena de gamberradas, peleas y furor adolescente. Es un capítulo que ha permanecido todos estos años bajo el radar –eclipsado por otros fenómenos musicales más amables como el pop electrónico o más mediáticos como la ruta Destroy-, y que ahora se exhuma por partida doble. La biografía del grupo 'Interterror', escrita por Héctor Hugo Navarro, y la crónica oral 'Miles de muchachos', que presentará dentro de poco el periodista Eduardo Guillot, acuden por fin a cubrir esta laguna.

Nos ocupa ahora la primera de estas referencias, publicada maravillosamente en Ediciones Per(r)ucho el pasado mes de octubre. Se trata de una pequeña joya tanto por su contenido como por su diseño editorial, con impresión en risografía y acompañada de un cómic, un fanzine con material gráfico de la época y un mapa donde se nos señalan las zonas de València donde se movían –y removían- las tribus urbanas en los ochenta: punks, skinheads, mods, new romantics, rockers, heavies y hippies. A los que no pudimos estar ahí, este libro nos adentra en los bares, salas de conciertos y callejones por donde merodeaba la nueva fauna de la modernidad. Y nos regala testimonios en primera persona con anécdotas salvajes y muy divertidas que nunca se habían puesto en negro sobre blanco.

Se nos habla por ejemplo de “la basca de la lechería”, un grupo de decenas de chavales ataviados con las preceptivas chupas de cuero tuneadas con imperdibles y botas Dr Martens, que se reunían entre semana en un callejón junto a la plaza del Dr Rodrigo Botet. Allí se pasaban las tardes bebiendo cerveza barata que compraban en el ultramarinos que regentaba el “señor Vicent”. También estaban los bares de batalla de la zona de la calle Pelayo y alrededores, cercanos a las discotecas donde pinchaban nueva música como Metrópolis y Pyjamarama. Por ahí pululaban los mods de la época, siempre a la gresca con los punks (en clara emulación a las peleas entre mods y rockers de la película 'Quadrophenia'). Se nos habla asimismo de la zona de las Tascas, “donde era fácil encontrar en la misma calle a hijos de la alta sociedad que hacían cola para entrar en la discoteca Bounty con los punks que bebían litronas”. Esta también es una crónica de salas de conciertos hace mucho tiempo desaparecidas, como Planta Baja, en el barrio del Carmen, o Nou Café Concert, antecesoras de otras como Gasolinera o Pachá Auditorium (posteriormente rebautizada como Arena Auditorium).

“Antes de que se convirtiera en un país normalizado, los vacíos legales, el miedo de los nostálgicos a ser removidos y la energía contenida durante décadas por los que aspiraban a la libertad total de expresión, contribuyeron a una primera etapa de fiebre creativa sin cortapisas, que dejaron hermosas perlas deformes hoy difíciles de concebir, como por ejemplo las canciones de Interterror”, escribe el autor.

Las “movidas” contraculturales no solo se dieron en Madrid y Barcelona, sino también en capitales de provincia como Vigo, Gijón, Bilbao o València. Dentro de estas, la investigación de Héctor Hugo se centra en la escena valenciana que recogió el influjo del punk 77 que llegaba desde Londres –una escena liderada por bandas como Sex Pistols, The Damned, Buzzcocks, The Exploited-. En ese contexto surgieron en València decenas de grupos de trayectoria fugaz y errática como Análisis de Orina, Killers, Extrema Cordialidad Homicida, Guerrilla Sub, Nuevo Ejército de Salvación y La Resistencia. Entre todos ellos, Interterror fue de los pocos que consiguieron cierta resonancia a nivel nacional, aunque fue Seguridad Social la única banda que consiguió llevarse el gato al agua y hacer de la música una profesión estable hasta el momento presente.

Que el país se hubiese librado de la dictadura no significa que fuese un paraíso. Durante la Transición democrática, España era un país convulso y más crudo y violento del que hoy conocemos. También fue un terreno especialmente fértil para el consumo de drogas. La falta de legislación permitía comprar en farmacias sustancias estimulantes muy populares como la Dexedrina Spansul, y la heroína comenzaba a expandirse entre una juventud que no era enteramente consciente de sus verdaderos riesgos. El paisaje se completa con la presencia de la Brigada 26, creada durante los estertores del franquismo para combatir la delincuencia juvenil urbana. Esta unidad policial, conocida por sus abusos, protagoniza varios pasajes del libro.

Fue también el caldo de cultivo idóneo para el surgimiento del movimiento skin-head en València, que Héctor Hugo sitúa en torno a 1982. En realidad nació como una digresión del propio movimiento punk. Comenzó sin carga ideológica, buscando simplemente una tendencia estética más agresiva inspirada en el subgénero musical del Oi!, pero que fue arrimándose a la derecha hasta una completa escisión que llevó a cambiar como si tal cosa los símbolos anarquistas por las esvásticas.

Este juego de símbolos, que tenía más de confusión adolescente y voluntad de epatar que de otra cosa, es la que explica por qué Interterror ha sido etiquetado erróneamente como un grupo filonazi. La atracción –puramente estética, esencialmente posmoderna- por la iconografía del III Reich, así como la temática bélica de las letras grupo, a menudo contextualizadas en campos de concentración o en la Alemania de la Segunda Guerra Mundial, fueron malinterpretadas. Algo que le ha ocurrido a muchos otros grupos, desde Gabinete Caligari a Deatn in June.

Interterror estaba liderado por Paco García Boix (conocido como El Enano Infiltrado), compositor, bajista y vocalista en la primera etapa del grupo hasta la llegada de Willy Escribano. Aparte de ellos dos, la banda original se completaba con Miguel Coll, guitarrista, y Víctor “Acnex”, batería (y uno de los pocos que ha desarrollado una dilata carrera en la música, colaborando con grupos como Seguridad Social y Mar Otra Vez junto a Corcobado).

Nunca ha sido fácil medrar en el mundo de la música pero, en aquel entonces, menos todavía. Apenas había estudios de grabación ni salas de ensayo en València –las bandas del momento se concentraban sobre todo en alquerías abandonadas del barrio de Campanar o en el antiguo horno de la calle Roteros en el Carmen-. Por no hablar de que, si eras hombre, en cualquier momento te llamaban a la mili y tu proyecto de grupo se iba al garete. Por añadidura, la organización de conciertos era muy poco profesional y muchas actuaciones acababan en batalla campal. La biografía de Interterror es un claro ejemplo de cómo las vicisitudes propias de la época, sumadas a la inocencia de unos chavales de entre 16 y 18 años, truncaron prematuramente proyectos musicales de gran potencial.

La banda fundada por Paco “Enano Infiltrado” solo dejó para la posteridad una maqueta grabada en el Micro Estudio de Ramón Gilabert a principios de 1982 ('Vivos o muertos'); el famoso single de 'Adiós Lili Marlen' convertido en objeto de coleccionista –por un ejemplar en buen estado se pueden pagar 100 euros-, y un Lp homónimo editado por Citra que salió al mercado en 1985, cuando la banda ya se había disuelto.

Las cuatro canciones de la maqueta –'Los héroes están cansados', 'Antisocial', 'Discurso de la Reina de Inglaterra ante sucesos del IRA en el Ulster', y 'Suicídate'- volvieron a grabarse en los estudios Tabalet un año después, en 1983, con Guillermo Escribano como cantante. En esas sesiones se añadieron los temas 'Problemas de Estado'; 'Felices días en Auschwitz'; 'Llamamiento a la sublevación'; '1984, el fin del mundo', y su mayor éxito, 'Adiós Lili Marlen', convertido en himno que todavía pinchan de vez en cuando los djs de punk de todo el país. A título anecdótico, Héctor Hugo relata cómo esta versión punk del clásico de Norbert Schultze -al que originalmente prestaba su voz Marleen Dietrich- también fue “fusilada” por otras bandas del momento Derribos Arias y Olé-Olé.

El detonante de la desintegración de la banda fue uno de los versos de la canción 'Felices días en Auschwitz'. “Una esvástica, un martillo y la hoz/No importa quién sea tu ejecutor” tuvo que cambiarse por “Una esvástica, un pelotón/no importa quien sea tu ejecutor” debido a la negativa del productor Toni Pep, descendiente de judíos sefardíes y miembros del Partido Comunista, a “grabar un disco en el que se equiparase a los nazis con los comunistas”. Víctor, Willy y Miquel aceptaron la modificación por miedo a que el disco no viese la luz, decisión que motivó la salida del líder de la banda.

El grupo siguió ofreciendo conciertos durante unos meses con un nuevo bajista y bajo los designios de Ramón Bertrán como representante. Crearon nuevas composiciones, más melódicas, que nunca llegaron a grabar y que no cosecharon el mismo éxito en directo que las primeras canciones de la banda. Finalmente, la disolución de Interterror dividió a los miembros originales en dos proyectos diferentes: Noviembre Rojo (Guillermo Escribano y Miquel Coll) y La Resistencia (El enano Infiltrado y Víctor Royo).

“Interterror cumplía todos los requisitos del grupo punk: vive rápido, muere joven y tendrás un bonito cadáver”, explica el periodista Eduardo Guillot en estas páginas. Un cadáver exquisito cuyo único fruto fue artístico, porque no se llevaron un duro, ni de sus conciertos ni de la venta de sus discos (no ayudó que nunca quisieran registrar sus canciones). Hace no mucho, descubrieron que una cantante, actriz porno y concursante de Gran Hermano argentina Sabrina Sabrok se marcó en su día una versión de 'Antisocial' por la que no solo no se pagaron royalties a Interterror, sino que tampoco se acompañó de ninguna atribución autoral. Cosa que tampoco parece haberles quitado el sueño. Cuenta el autor del libro que cuando Víctor “Acnex” descubrió el videoclip de este plagio traidor, su reacción se limitó a exclamar: “¡Vaya peras!”.

[Fuente: Marta Moreira para valenciaplaza.com -Enlace original-]

'Miles de muchachos. Una crónica oral del punk en Valencia', Eduardo Guillot (Institut Valencià de la Música, 2018)

Eduardo Guillot lanza este nuevo libro dedicado al punk en Valencia que se sitúa cronológicamente entre finales de los 70s y la primera parte de la década de los ochenta. Lo publica  el Institut Valencià de la Música.

Eduardo Guillot (Valencia, 1967) se puede considerar una enciclopedia andante del rock. Se inició en el mundo de los fanzines y las radios "piratas" y, después de muchos años, ha dejado su impronta en diferentes medios escritos de especial relevancia tales como Ruta 66, Boogie, Rockdelux, Efe Eme, Factory, etc. Como escritor ha realizado diferentes biografías de figuras del rock como Ramones, Pretenders, Radio Futura o Iggy Pop. Su última publicación data de 2016, 'Sueños eléctricos. 50 películas fundamentales de la cultura rock', puesto que Guillot es, además, experto en cine.

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

'Vainica Doble' (Reedición), Fernando Márquez (Libros Walden/La Fonoteca, 2018)

Libros Walden y LaFonoteca reeditan una versión actualizada y ampliada del libro de Fernando Márquez sobre "Vainica Doble" publicado originalmente en 1983.

En el verano del 82, Fernando Márquez ‘El Zurdo’ recibe el encargo de escribir un libro sobre Vainica Doble para la colección Los Juglares de Ediciones Júcar.

El libro es ahora reeditado treinta y cinco años después de su publicación y lo hace ampliado con un capítulo nuevo del autor, repasando la obra de Vainica Doble posterior al libro original, un nuevo prólogo de Esther Peñas, nueva portada, cómics de Rubenimichi y Juan Carlos Eguillor y nuevas opiniones sobre el grupo escritas por Lorena Álvarez, Paco Clavel, César Sánchez o Teresa Iturrioz, que se unen así a las que en 1983 escribieron Jaime de Armiñán, Kiki D’Aki, Juan de Pablos o Caballero Bonald.

Pero lo mejor del libro son las entrevistas que el autor mantuvo con Carmen Santonja y Gloria Van Aerssen, charlas de brasero y mesa camilla en las que hablan de ellas, de sus desatinos y de sus desajustes, así como de sus hallazgos y sus analogías de prodigio, con ternura y humor. La ternura les aleja de lo insustancial; el humor, de la gravedad pomposa de ciertos cráneos privilegiados.

Una de las más acertadas definiciones de Vainica Doble que recoge este libro es la de Jaime Chávarri: "Son todo eso que los demás corrompen intentando ser".

[Fuente: libroswalden.com]

'Lluvia, hierro y rock'n'roll' (Reedición), Álvaro Heras (Sirimiri, 2018)

En noviembre de 2018, coincidiendo con el décimo aniversario de la publicación original, Ediciones Sirimiri lanza una tercera edición ampliada, actualizada y exhaustivamente revisada, presentado además nuevo diseño y maquetación a cargo de Vudumedia.

'Lluvia, Hierro y Rock & Roll. Historia del rock en el Gran Bilbao (1958-2008)' es un fascinante y minucioso recorrido a través de los primeros 50 años de historia del rock bilbaíno. Un trepidante viaje en el tiempo que nos acerca a los grupos, los discos, los programas de radio, los fanzines, las revistas y los conciertos. Desde Platero y Tú, Los Mitos, Dinamita Pa’ Los Pollos, Eskorbuto y Cancer Moon, hasta Fito y Los Fitipaldis, M.C.D., Atom Rhumba, We Are Standard y Cápsula. Compuesto a partir de más de 150 entrevistas a músicos, responsables de programas radiofónicos, promotores de conciertos, editores de fanzines y revistas, sociólogos, fotógrafos, periodistas y aficionados, el libro está ilustrado con más de 600 fotografías, carteles y entradas de conciertos que lo convierten en una obra de referencia única en su género.

Más allá de un libro sobre música estamos ante un documento sociológico, una crónica detallada y una memoria sentimental en la que se ve reflejada la evolución de las inquietudes y los hábitos de ocio de buena parte de la juventud bilbaína. Partiendo de los guateques y las fiestas matinales de la década de 1960 hasta los festivales multitudinarios del siglo XXI, pasando por la explosión de las salas de fiestas de los años 70 y los bares y locales autogestionados de los 80 y 90. Nada escapa a este pormenorizado análisis repleto de anécdotas e historias curiosas.

[Fuente: brixtonrecords.com]

'Tocats de l'ala. Historia oral del Rock Català', Oriol Rodríguez (Contra, 2018)

El 14 de junio de 1991, 21.104 personas asistieron al Palau Sant Jordi al concierto más multitudinario celebrado en Europa en un recinto cerrado, en el que actuaron Sau, Sopa de Cabra, Els Pets y Sangtraït, los cuatros bastiones del fenómeno que se dio a conocer como Rock català. Era la culminación de un movimiento que había comenzado a mediados de los años ochenta con la irrupción de bandas que, en lugar de utilizar el castellano como la lengua de sus versos, como el resto de grupos catalanes -que mayoritariamente optaron por el castellano siguiendo la estela del éxito de los grupos de la movida madrileña-, comenzaron a cantar en catalán.

Estos pioneros -Duble Buble, N'Gai N'Gai y Quimi Portet en solitario, entre otros- toparon con la indiferencia institucional (al menos al principio) y el menosprecio de la prensa, sobre todo la especializada. Esto no evitó que jóvenes con ganas de comerse el mundo a través de la música rock y pop fueran formando sus bandas y comenzaran a cantar 'T'estimo' en lugar de 'I love you' o 'Te quiero' y a componer algunos de los himnos que han pasado a la historia de la música popular en lengua catalana como 'L'Empordà', 'Boig per tu', 'Miami Beach', 'Bon día', y 'La cachimba i els rostrolls d'Angelina'. Fue un fenómeno marcadamente "comarcal" que comenzó a nutrir una nueva escena musical con grupos que rápidamente se dieron a conocer, primero, a escala local, esperanzados por el entusiasmo de sus jóvenes seguidores y las radios locales, y después, por todo el país, en interminables giras que fueron cada vez más multitudinarias, un fenómeno que los resortes el pujolismo rampante quisieron asimilar para su causa.

El libro, fruto de dos años de trabajo y más de 60 entrevistas, es el primero que analiza este fenómeno musical y social, a partir del testimonio en primera persona de los principales músicos, gestores culturales, propietarios de discográficas, productores y periodistas que tuvieron un papel relevante. A lo largo de estas páginas, conoceremos como surgieron los grupos que crearon la banda sonora emocional de las décadas de los ochenta y noventa en Cataluña y en catalán, como Sopa de Cabra, Sau, Els Pets, Sangtraït, Lax’n’Busto, Tancat per Defunció, Ja t’ho Diré, Gossos, Kitsch i Umpa-Pah, entre muchos otros.

'Tocats de l'ala' es su historia, que culminó con el concierto del Palau Sant Jordi y encontró un final simbólico en la trágica muerte del carismático líder de Sau, Carles Sabater, el año 1999.

Oriol Rodríguez (Barcelona, 1976) es, desde 2009, el responsable de la sección de música del Què Fem?, el suplemento de ocio y cultura del diario La Vanguardia. Casi siempre vinculado a la prensa escrita, también se le puede leer en publicaciones como Mondosonoro, Rockdelux, Enderrock, So Film, Man on the Moon y Panenka, revista que da salida a su otra gran pasión: el fútbol. Más allá del peridismo, es el director del festival de cine documental de fútbol Offside.

[Fuente: editorialcontra.com]

'Leyendas del Pop-Rock toledano', Rafael Escobar (Ediciones Covarrubias, 2018)

Recientemente, Rafael Escobar ha presentado el libro de fotografías ‘Leyendas del Pop-Rock toledano’. El acontecimiento sucedió el pasado viernes, 23 de noviembre, a las 18.30 horas en el Hotel Cigarral ‘El Bosque’ de Toledo.

Publicado por la toledana Ediciones Covarrubias, se trata de un libro de gran tamaño que a través de sus casi doscientas páginas y más de trescientas fotografías rinde homenaje a todos aquellos hombres y mujeres que desde la década de 1960 trajeron y llenaron las vidas de rock.

Grupos y solistas toledanos de los últimos sesenta años, con la particularidad de que muchas de las fotografías fueron tomadas en las calles, monumentos y parques de Toledo, ya que eran los lugares elegidos por la mayoría de los grupos para sus carteles promocionales.

El libro ha plasmado la historia de la música pop y rock toledana de diferentes épocas, acercándonos a multitud de grupos y estilos como “la época dorada del pop de los sesenta, el despertar del rock en los años setenta, la influencia del pop y del heavy metal de los ochenta, la heterogeneidad de estilos de los años noventa, la conquista del mercado discográfico en las primeras décadas del siglo XXI y el surgimiento, en los últimos años, de los grupos tributo en Toledo”. En definitiva, el libro ha recogido a las bandas y músicos locales como Ángela y los Krim, Los Imperiales, Los Toes, Los Grecos, May, Niebla, Boreal, El Pecho de Andy, Subterráneo, Ave de Paso, Groenlandia, Humo Sapiens y The Sunday Drivers, entre otros.

Se trata de la tercera entrega literaria de Escobar, tras 'Toledo. Cinco Décadas de música Rock' (Ediciones Covarrubias, 2010) y 'Rock Urbano. El antes y el después' (Lulú, 2015). Rafael Escobar (Toledo, 1963), cursó estudios de bachillerato en el instituto El Greco. Su afición por la pintura le llevó a estudiar dos años en la Escuela de Bellas Artes de Toledo hasta que descubrió la música e intentó dar vida un grupo de rock en los años ochenta. Su creciente entusiasmo por la literatura le conduce a publicar en 2007, tras una serie de obras no divulgadas, 'El enigma del hechicero Bu', una novela de suspense con tintes históricos situada en la ciudad de Toledo. Actualmente es funcionario de la Junta del comunidad de Castilla-La Mancha.

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

'3 Minutos de magia. Una historia del Power Pop y la New Wave', Carlos Pérez de Ziriza (Efe Eme, 2018)

Melodías imbatibles y riffs vigorosos. Estribillos dulces y guitarras hercúleas. Candor y tenacidad. Y todo condensado en poco más de tres minutos. La historia del power pop y del fértil diálogo que trabó —como si de un juego de espejos se tratara— con la new wave desde finales de los años setenta es un relato de acentuados contrastes. Una historia de éxitos, pero también de injustos fracasos comerciales.

Desde el seminal 1972 que acunó los debuts de Big Star, Raspberries y la doble obra magna de Todd Rundgren —ratificando el libro de estilo previo que Badfinger y otras luminarias de finales de los sesenta habían acuñado— hasta Pernice Brothers o Kurt Baker, pasando por Tommy Keene, Matthew Sweet o Teenage Fanclub. Desde aquella eclosión nuevaolera que alumbró a Elvis Costello, Blondie, Nick Lowe o The Cars hasta The New Pornographers o The Strypes, pasando por Weezer o Fountains of Wayne. Sin olvidar todo lo que sucedió también en España.

Esta es la historia, por primera vez abordada de forma conjunta y en castellano, de una permanente revolución silenciosa cuyos efectos duran más de cuarenta años. Una saga de canciones capaces de detener el tiempo.

Carlos Pérez de Ziriza (Madrid, 1973) es periodista y ha escrito sobre música pop y rock (así, sin distinciones ni manías) desde hace años en medios como El País, Efe Eme (y Cuadernos Efe Eme), Mondosonoro, Cartelera Turia, Rolling Stone, Beat Valencia, El Hype, El Temps o Valencia Plaza. Entre cientos de críticas de conciertos, entrevistas, reportajes y reseñas discográficas, ha tenido tiempo para escribir cuatro libros antes de este: las guías ¡“Morrissey y los Smiths. Inmortal luz del norte¡ (Efe Eme, 2005) y ¡R.E.M. El reverso del sueño americano¡ (Efe Eme, 2006), el ensayo ¡Fragmentos de una década. Tendencias, transformaciones y claves del rock del nuevo milenio' (Milenio, 2011) y el volumen histórico 'Indie y Rock Alternativo. Historia, cultura y álbumes fundamentales' (Ma Non Troppo, 2017).

[Fuente: elargonauta.com]